jueves, 3 de noviembre de 2011

La lluvia sobre mí



A veces la vida parece más difícil de lo que es en realidad, e inclinarse hacia un lado y hacia otro lo único que demuestra es que no sabemos cómo permanecer por tiempo indefinido en uno de ellos.
La duda es lógica en el ser humano pero a veces hay que elegir…y elegir significa renunciar a otras alternativas. Tengo claro que las personas con gran riqueza espiritual son personas muy sensibles y sufren muchísimo en la vida. Tenemos que aprender a aprovechar nuestra sensibilidad para compartir nuestras emociones y nuestros afectos con las personas que tenemos cerca, que queremos y que nos quieren. No somos nosotros los que decidimos si lo que llevamos dentro es importante o no para otras personas, son ellas quienes lo valoran para estar o no a nuestro lado.

No podemos dejar que las emociones nos manipulen a su antojo porque si lo hicieran se convertirían en las dueñas de nuestras vidas. La sensibilidad debería de ser la capacidad que tenemos para apreciar lo que hay fuera, para asombrarnos de cada amanecer como si fuera el primer día, para mirarnos de frente y ver en la mirada del otro la amistad o el amor, pero nunca para herirnos. No somos dueños de lo que nos rodea pero podemos ser los amos de nuestros sentimientos, de nuestras decisiones y por lo tanto de nuestras vidas…
El pasado y el futuro no existen en el mundo real, no son cosas reales, existen en nuestra mente. Sólo podemos vivir el ahora y “El poder de lo simple”, nos ayudará como expresa Jorge Mariscal en su libro. Si no nos hacemos expectativas de futuro el presente no nos puede decepcionar.
Me asomo a la ventana y veo la lluvia caer…simplemente cae. 

                                                                                                                   Rosa




5 comentarios:

  1. Me identifico completamente con esta reflexión.Es mas, es como si las palabras hubieran salido directamente de mi boca,sin que con ello quiera herir a la escritora.No se si es que últimamente caminamos en la misma onda,pero creo recordar haber mandado un mensaje que expresaba cosas muy parecidas te acuerdas?Ese es el camino que yo quiero seguir,no quiero guardarme nada para mañana,el mañana no existe solo el presente, porque el mañana puede ser demasiado tarde.Para que esperar si hoy mismo puedes hacer y hacerte feliz.....Para que dejar pasar la oportunidad si tu corazón te pide sacar fuera esa emoción ,no esperes corre y dile que es importante para ti.Que solo su presencia ,el saber que está, aunque no le veas, es suficiente para sentirte bien.Y como tu dices". No somos nosotros los que decidimos si lo que llevamos dentro es importante o no para otras personas, son ellas quienes lo valoran para estar o no a nuestro lado"Bonita reflexión.Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. Es bonito sincronizar en la misma onda que otras personas, te das cuenta de que llegas con tus razonamientos y experiencias a lugares donde ya otros han llegado. bsss!!!!

    ResponderEliminar
  3. ...las personas que tenemos muchas limitaciones físicas (o no), por cualquier motivo, nos empapamos espiritualmente de las desdichas de los demás. Nos los hacemos nuestros, sin llegar a meternos en sus vidas! ...aumentamos nuestra empatia, nuestros sentimientos, nuestras alegrías, nuestras tristezas, etc... por eso, los mayores, los inválidos, etc... nos gustan escuchar cosas de los demás y compartir vivencias, conocimientos y sabidurias, eso es amor espiritual! ...o simplemente amistad!
    ...por eso el regalo mas hermoso del mundo que te pueden ofrecer es la AMISTAD!

    ...PEDRO

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo contigo Pedro. Las personas que lo pasan, o lo han pasado mal en la vida son mucho más humanas que otras que lo tienen todo. Son capaces de empatizar con el prójimo de una forma sincera y cercana. Son personas sencillas, dispuestas a ayudar en todo porque saben lo que es sufrimiento y son más sensibles a él. Un beso.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Herbalife. Información para clientes o emprendedores. Juan Carlos: juancarlos_car@live.com